Mercado de Deuda Pública Anotada

El mercado de deuda pública anotada es el mercado de renta fija en el que se negocian activos financieros emitidos fundamentalmente por el Tesoro Público, y en menor medida, por las Comunidades Autónomas y otras instituciones públicas.

Es un mercado en vanguardia, que ha ido evolucionando conforme el desarrollo de las plataformas electrónicas que lo sustentan avanza.

Los activos negociados son de renta fija, representados mediante anotaciones de cuenta. El emisor más importante es el Estado. Éste realiza sus operaciones a través de la Dirección General del Tesoro y Política Financiera (DGTPF), un organismo dependiente del Ministerio de Economía de Hacienda, lo que para el público de a pie es el “Tesoro”.

La finalidad de este mercado es doble, por una parte financiera y por otra monetaria. Desde el enfoque financiero, cubre las necesidades de financiación del déficit público. El monetario, hace referencia a que los activos financieros negociados son utilizados en las operaciones de política monetaria realizadas por el Eurosistema.

Los instrumentos financieros emitidos son las Letras del Tesoro, últimamente anunciadas en televisión, y los bonos y obligaciones del Estado. Para las Comunidades Autónomas, se utiliza el término “pagaré”, cuya equivalencia son las Letras del Tesoro, instrumentos emitidos al descuento, con vencimiento a corto plazo.
El precio mínimo de suscripción de una Letra del Tesoro son 1000€ y para un bono u obligación 5000€, y posteriormente en forma de múltiplos de mil.

Son lo que muchos llaman, “valores seguros”, inversiones que no reportando una alta rentabilidad, no entrañan gran riesgo, pero cuidado, tan sólo hay que echar un vistazo a la situación de Grecia, para darnos cuenta que no siempre es así. Un ejemplo claro de que la renta fija, conlleva riesgos, aunque no se aprecien a primera vista.

Anuncios

Los mercados financieros, un primer acercamiento

Los mercados financieros son un conjunto de lugares y procedimientos a través de los cuáles se produce el contacto entre los ahorradores y los inversores.

Las principales funciones son facilitar el contacto entre oferentes y demandantes de fondos, fijar los precios de los activos financieros, y reducir los plazos de contacto y los cotes entre agentes económicos. En la medida en que estas funciones se cumplan, el mercado será más eficiente.

Se clasifican en las siguientes categorías:
a) En función del grado de formalización: los mercados organizados, en los que las normas están establecidos, y los no organizados, conocidos como mercados OTC (over the counter).
b) En función del plazo de las operaciones: mercado al contado o spot, cuya liquidación es a corto plazo (entre 1 día y 1 semana), y el mercado a plazo o forward.
c) En función de la fase de negociación de los activos: mercado primario y mercado secundario.
d) En función del tipo de activos financieros negociados: mercados monetarios, caracterizados por un vencimiento a corto plazo, líquidos y sin riesgo; y mercados de capitales.
e) En función del grado de intervención de las autoridades: mercados libres,; y mercados regulados, en lo que existe algún tipo de intervención de las autoridades públicas.

Es importante conocer una clasificación sencilla, como ésta, para que cuándo nos hablen de activos financieros, seamos capaces de intuir en que mercados se negocian.

Mercado Forex

El mercado de divisas (Forex) es el mercado financiero más grande del mundo. Su volumen diario asciende a unos 3 trillones de dólares, cifra que triplica el volumen total de ventas en los mercados estadounidenses de acciones y obligaciones juntos.

Pertenece a los mercados no organizados (over the counter), y no tiene una localización fija. Consiste en una red de bancos, agentes de bolsa, brokers, empresas e inversores individuales interconectados a través de sistemas electrónicos de transmisión de datos (de los cuales el más conocido, y uno de los más utilizados es el sistema belga SWIFT).

El hecho de que el mercado de divisas no tenga un emplazamiento físico concreto, es lo que permite que funcione las 24 horas al día, 5 días a la semana. Éste mercado engloba a la mayoría de los países del mundo, incluyendo los centros de transacciones más importantes en cuestión de divisas, que son Londres, Nueva York y Tokio.

Es el mercado financiero de mayor liquidez debido al número tan elevado de participantes que posee, y la diversidad de los mismos. Por estas mismas razones resulta muy complicado manipularlo, incluso para instituciones tan importantes como los bancos centrales de los países más poderosos del planeta. Ello permite que, prácticamente el único factor determinante para las cotizaciones de divisas sea el comportamiento de la mayoría de los agentes del mercado, y no solamente el de los inversores más poderosos.