Empresa y desarrollo sostenible, ¿Conceptos compatibles o irreconciliables?

El desarrollo sostenible, es hoy en día uno de los pilares básicos que sustentan los planes estratégicos de casi cualquier empresa. Sea por una imposición gubernamental o por iniciativa propia, el cuidado del medio ambiente es una prioridad. Y para que mentir, reporta importantes beneficios. Sirve para “limpiar” la imagen de destructores y derrochadores que en la cabeza de todos aparece al mencionar la palabra multinacional.

La empresa y el desarrollo sostenible son y deben seguir siendo conceptos compatibles, pues un acuerdo que beneficia a todos siempre es un buen acuerdo. Incluso se podría abordar desde un punto de vista puramente filosófico, y la respuesta seguiría siendo, parafraseando a William Shakespeare, la misma, “Ser o no ser, ésa es la cuestión”. El desarrollo sostenible no es más que el hecho lógico y racional, de crecer en términos económicos, pero destruyendo la naturaleza lo menos posible. Significa crecer con sentido, tomando como perspectiva el largo plazo, y pensando en el mañana.

Hipocresía o no, la conclusión está clara, nuestro cuerpo es verde, aunque el corazón sigue siendo de metal. Esperemos, que con el tiempo esos corazones se tiñan más de verde, aunque solo sea porque es el color de la Esperanza…

Anuncios