Mercado de Deuda Pública Anotada

El mercado de deuda pública anotada es el mercado de renta fija en el que se negocian activos financieros emitidos fundamentalmente por el Tesoro Público, y en menor medida, por las Comunidades Autónomas y otras instituciones públicas.

Es un mercado en vanguardia, que ha ido evolucionando conforme el desarrollo de las plataformas electrónicas que lo sustentan avanza.

Los activos negociados son de renta fija, representados mediante anotaciones de cuenta. El emisor más importante es el Estado. Éste realiza sus operaciones a través de la Dirección General del Tesoro y Política Financiera (DGTPF), un organismo dependiente del Ministerio de Economía de Hacienda, lo que para el público de a pie es el “Tesoro”.

La finalidad de este mercado es doble, por una parte financiera y por otra monetaria. Desde el enfoque financiero, cubre las necesidades de financiación del déficit público. El monetario, hace referencia a que los activos financieros negociados son utilizados en las operaciones de política monetaria realizadas por el Eurosistema.

Los instrumentos financieros emitidos son las Letras del Tesoro, últimamente anunciadas en televisión, y los bonos y obligaciones del Estado. Para las Comunidades Autónomas, se utiliza el término “pagaré”, cuya equivalencia son las Letras del Tesoro, instrumentos emitidos al descuento, con vencimiento a corto plazo.
El precio mínimo de suscripción de una Letra del Tesoro son 1000€ y para un bono u obligación 5000€, y posteriormente en forma de múltiplos de mil.

Son lo que muchos llaman, “valores seguros”, inversiones que no reportando una alta rentabilidad, no entrañan gran riesgo, pero cuidado, tan sólo hay que echar un vistazo a la situación de Grecia, para darnos cuenta que no siempre es así. Un ejemplo claro de que la renta fija, conlleva riesgos, aunque no se aprecien a primera vista.

¿Por qué a pesar de la crisis financiera en la que estamos inmersos, el Sistema Financiero Español “sobrevive”?

Esta es una pregunta que muchos se plantean hoy en día. A pesar de la dureza con la que la crisis actual nos azota, España va tirando como puede.

Son pocos los que reconocen, unos por ignorancia, y otros por puras convicciones políticas, que por una vez España lo hizo bien, para variar.

La causa de que no estemos totalmente hundidos en la miseria es la Provisión Estadística. La provisión estadística para insolvencias fue creada por el Banco de España, a mediados del año 2000. El objetivo era crear una provisión aun sin haber indicios de que se fuese a producir la insolvencia. El por si acaso del lenguaje llano, ha sido la panacea del Sistema Financiero Español, especialmente de las Entidades Financieras.

Gracias a esa “obligación” de constituir una provisión, han tenido un colchón que ha amortiguado la terrible caída sufrida. Y ha permitido que, a pesar de la crisis, que como todos sabemos, nos afectó, nos incumbe, y por lo que parece, lo seguirá haciendo durante un tiempo, a duras penas puedan sobrevivir.

No todon deben ser reproches, cuando las cosas se hacen bien, se han de reconocer y alabar.