Características que afectan a la banca

Hoy en día, la crisis mundial ha puesto de manifiesto de un modo más que evidente, cómo lo que hasta ayer fueron consideradas “ventajas” hoy no son más que “inconvenientes”.

La interdependencia de las economías nacionales, la uniformidad de comportamientos, el avance de la desregulación y la importancia del creciente binomio innovación-tecnología, dan buena cuenta de ello.

La interdependencia de las economías nacionales, y los problemas de ello derivados, como: la prociclicidad crediticia, se utilizan para describir la situación actual. Los economistas, del mismo modo que otros profesionales, necesitan glosario técnico. Y aunque parezca mucho más de lo que es, sencillamente ese término refleja que, cuando la economía va bien, la banca también, y viceversa.

Otro frente abierto es la uniformidad de las necesidades financieras de los clientes, que son muy parecidas entre sí. Anteriormente fue una gran ventaja para la banca, pues permitió uniformizar la oferta, y en cierto modo estandarizarla, y ahora que las vacas vienen flacas, echan de menos esas posibilidades de negocio que se dejaron por el camino.

Sin embargo, no son todo pegas. Con la ayuda de la innovación y de la tecnología, la creatividad de algunos cuasi “inventando” instrumentos financieros, y el avance de la desregulación, algún conejo saldrá de la chistera de la banca, que apaciguará los ánimos.