Normativa ISO, ¿qué es y para qué se utiliza?

La ISO (International Standarization Organization) es la entidad internacional encargada de favorecer la normalización en el mundo. Tiene sede en Ginebra y es una federación de organismos nacionales, que éstos a su vez, son oficinas de normalización que actúan de delegadas en cada país, como por ejemplo: AENOR en España, AFNOR en Francia, DIN en Alemania, etc., con comités técnicos que llevan a término las normas. Se creó para dar más eficacia a las normas internacionales.

Las normas son un modelo, un patrón, ejemplo o criterio a seguir. Una norma es una fórmula que tiene valor de regla y tiene por finalidad definir las características que debe poseer un objeto y los productos que han de tener una compatibilidad para ser usados a nivel internacional.

La finalidad principal de las normas ISO es orientar, coordinar, simplificar y unificar los usos para conseguir menores costes y una mayor efectividad. Tiene valor indicativo y de guía. Son directrices encaminadas a lograr esa visión a largo plazo que es el gestionar la calidad.
Las normas ISO surgen para armonizar la gran cantidad de normas sobre gestión de calidad que estaban apareciendo en distintos países del mundo. Las normas pueden ser cuantitativas (normas de dimensión) y cualitativas.

Existen dos grandes familias de normas ISO: familia 9000 y la familia 14000. Y dentro de cada familia, subgrupos que afinan cada vez más.

Periódicamente, se realizan reuniones de equipos técnicos especialistas para actualizar o modificar estas normas considerando que éstas no son inmutables, sino todo lo contrario, tienen que evolucionar según la economía e industrialización mundial.