El Banco Europeo de Inversiones, “una mano que ayuda”

El Banco Europeo de Inversiones (BEI), establecido por el Tratado de Roma y creado en 1958, es el banco de los préstamos a largo plazo de la Unión Europea (UE). Es propiedad de los 27 países de la UE, y tiene su sede en Luxemburgo.

Funciona pidiendo prestado dinero en los mercados de capital ( en vez de sacarlo del presupuesto de la UE) para prestarlo en condiciones favorables a proyectos acordes con los objetivos políticos de la UE.

Trabaja sin ánimo de lucro, concediendo créditos a un tipo de interés próximo al coste de pedir el dinero prestado, su función es el “bien común”. Entre sus destinatarios se encuentran desde grandes empresas a municipios y pequeños negocios.

En 1994 se creó el Fondo Europeo de Inversiones (FEI) para ayudar al desarrollo de las pequeñas y medianas empresas (PYME) de crecimiento rápido que operan en el sector de las nuevas tecnologías.

El BEI concede créditos bancarios a medio y a largo plazo, mientras que el FEI está especializado en operaciones de capital de riesgo y en garantías para las PYME.

Aproximadamente el 90% de los créditos se destinan a programas y proyectos en el interior de la UE. Aunque también concede préstamos a los países candidatos y a los países en vías de desarrollo.

Presta dinero para proyectos tales como conexiones ferroviarias y por carretera, aeropuertos o programas medioambientales, especialmente en las regiones menos favorecidas.

Anuncios