El €uro una realidad de cumpleaños!

A partir del 1 de enero de 2002, el €uro es la moneda común de algunos países de la Unión Europea. Esos países son: Alemania, Austria, Bélgica, España, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, los Países Bajos y Portugal. Posteriormente, otros países se han ido adheriendo a la zona Euro. Eslovenia lo hizo en el 2007, seguida de Chipre y Malta en el 2008, de Eslovaquia un año más tarde, y por último Estonia en el 2011. La zona Euro abarca por tanto a diecisiete países de la Unión Europea.

Tres países: Dinamarca, Suecia y el Reino Unido decidieron por razones técnico-políticas no adoptar el euro, y continuar con sus respectivas monedas. Dinamarca con la corona danesa, Suecia con la corona sueca, y el Reino Unido con la libra esterlina. Y se ha de decir que tampoco les va tan mal…

El Banco Central Europeo es el responsable de la política monetaria de la zona euro.

Por su parte, el Eurogrupo está formado por los ministros de Finanzas de los países de la zona del €uro. Se reúnen para coordinar y supervisar las políticas presupuestarias y financieras de sus países, y también representa los intereses de la moneda en los foros internacionales. Desde enero de 2010, el primer ministro de Luxemburgo, Jean-Claude Juncker, es el Presidente del Eurogrupo, por un período de dos años y medio.

El €uro cumple este año su primera década de vida, y esperemos que sea la primera y no también la última…

Anuncios

AMERO: Crónica de un fracaso anunciado

Hoy por hoy, el Euro se nos antoja como algo común, ya nos hemos acostumbrado a él; sin embargo ardua fue la tarea llevada a cabo para poder hacer realidad uno de los pilares básicos del sueño europeo, una moneda única para todos. Ya no se habla sobre este tema, nadie parece estar interesado, sin embargo un día alguien intentó crear un euro a la americana; su historia es la crónica de un fracaso anunciado.

La idea de acuñar una moneda común para los miembros de la NAFTA, (EEUU, Canadá y México) comenzó a considerarse tras la devaluación del Peso mexicano durante la llamada Crisis Mexicana de 1994. Herbert G. Grubel, basándose en sus investigaciones, concluyó que dicha unión podría acarrear efectos positivos para todos los países. En su opinión, la implementación de una única moneda, que denominó Amero, podía mejorar aún más el comercio entre las naciones, debido a la eliminación de costes de intercambio de divisas y el riesgo inherente a dicha operación. Además, esperaba observar una gran estabilidad de precios, tasas de interés más bajas a largo plazo y un importante aumento de la productividad. Todos estos factores se verían reflejados en una creación de riqueza más efectiva.

Basado en el éxito de la NAFTA, la tarea pretendía el establecimiento de una comunidad económica segura en el Norte de América con un arancel aduanero común para el año 2010. La meta principal se definió como: Garantizar prosperidad en Norte América de forma libre, segura y justa.

No todo es incertidumbre, y es que los errores y fracasos de la NAFTA no supondrán el fin de la cooperación de Norteamérica. Si se incluye la creación de una moneda única o no, aún está por determinar, pero el éxito del Euro sugiere que al menos se considere esta posibilidad. La cooperación entre las tres naciones crece cada vez más y los tres países comparten cada vez más intereses; ello mantiene abierta una vía para la unión definitiva de la política económica y fiscal, con la consecuente creación de la moneda única. Pero una cosa esta clara, muchos años deberán pasar para que veamos circular esta moneda.